Páginas vistas en total

lunes, 22 de agosto de 2011

Dame Señor el don de la oración. La capacidad de invocar tu nombre a toda hora. De vivir unido a Tí!


1.- Deseo, Jesús, garantizar mi vida interior con la lectura y meditación, con los coloquios espirituales, con la Eucaristía. Ven en mi ayuda y socórreme.

2.- Buscarte a Ti, Señor, vivir afianzado en Ti y en tu gracia. Señor, ¿a quién iremos? Tú solo tienes palabras de vida eterna.

3.- Unirme, Jesús, contigo y permanecer contigo y Tú unido a mí, como miembro del Cuerpo Místico; Tú eres la cabeza. No permitas que jamás me aparte de Ti.
4.- ¿Qué devolveré al Señor por todo cuanto me ha dado? Tomaré el cáliz de la salud e invocaré el nombre del Señor.
5.- Te recibo, Señor, con corazón agradecido; dadme, Señor, el don de oración, el don de abnegación, la perseverancia final y celo para la salvación de las almas.