Páginas vistas en total

martes, 28 de enero de 2014



Mauricio Aira Agradece el Homenaje

Cochabamba 16 de julio. Local: Los Tiempos (Sala de Honor)

Quién no tenga la capacidad de aceptar en su lenguaje de comunicación “el logo tipo y la imagen” no podrá comprender que está pasando. Me sorprendió el pasado domingo cuando Los Tiempos nos reveló que el 60% de la población citadina está ya conectado a Internet, lo que en menos de un año cambió abismalmente. Saludable para el mundo de la comunicación y un peligro eminente para sistemas que quisieran ocultar la verdad de lo que sucede y que el gran público ignore lo que pasa. Internet se ha convertido en el gran vigía de la libertad y las redes sociales en la informática son los eternos centinelas de la verdad, de la libertad y de a poco también de la democracia y la Justicia.
Acudo justamente a las imágenes. Al sonido. A la memoria colectiva para presentar estos tres momentos de una misma existencia. Tres vivencias en escenarios diversos y que ayudarán a entender una vocación, la de comunicar, la de pensar, de escribir como una misión de vida.
(Cantando) La Paz que en este día de julio se engalana…
Porque fue allí que un 6 de febrero de 1981, a las 13.30 que dos oficiales de la seguridad de SE Luis García Meza, que ordenó mi detención desde mi domicilio en ave. Arze. Desde aquel día de mi detención no pude ya volver a mi hogar, a mi Patria, a mis labores habituales, porqué causa? Nunca lo supe…el hecho mi detención puso fin a los 15 años de permanencia en Cochabamba y me vi transportado a otra realidad, a otro mundo, pasando del “Oh Linda La Paz…quien te conoce no olvida jamás…” a Buenos Aires que también dejaría atrás 6 meses más tarde con un destino claro, el exilio en la lejana Escandinavia, exótica, diferente, única en nuestra existencia.

Tres momentos de una Misma Historia


José Canedo López presidente del Club Social me honra “será usted nuestro Maestros de Ceremonias” en los actos solmenes de las Bodas de Diamante del Club Social Cochabamba 1965 que además será relievado con la presencia de todos los clubes de Bolivia y trasmitido en cadena por las radioemisoras de todo el país.
Es que poco antes de este nombramiento me había trasladado desde La Paz y fui nombrado Director de Radio Nacional con un contrato de tres años que recién empezaba, iniciando así un periodo que se extendería durante 15 años al servicio de la comunidad cochabambina, servicio que empezó en la Asociación Boliviana de Radiodifusión, se extendió al LAB, a la Cámara de comercio , al Club de Leones, Junta de la Comunidad, movimiento de cooperativas de Ahorro y Crédito, Hotelería y Turismo, Comité Pro Mar y en unos pocos años a la Alcaldía Municipal, el Comité IV Centenario, del que fui nombrado Milivoy Eterovic, prefecto, Humberto Coronel, Alcalde, General Rojas, comandante de la VII División y del coronel Escóbar, presidente de la Corporación de Desarrollo.
El Comité debía cumplir 3 objetivos, realizar la Feria Exposición Internacional de Cochabamba, desarrollar un extenso programa cultural, ya perfilado por don Humberto Guzmán y cumplir un nutrido programa de actos celebratorios durante una intensa semana de fiesta.

Relieve obligatorio. Junco. Comité Pro Mar


Cito dos ejemplos destacados de servicio. El primero referido a JUNCO y el segundo al Comité Pro Mar. Referirme a la Junta de la Comunicad que nace ante la necesidad de mostrar la presencia de Cochabamba ante el Gobierno de Banzer que está siendo preferida frente a otras regiones. Hacía falta una voz autorizada y firme que canalizara las aspiraciones de la llajta.
Gracias a la iniciativa del Dr. Hugo Bilbao La Vieja y otros ciudadanos ilustres se organiza la Junta con novedosa estructura que aglutina a las organizaciones vivas del departamento sin excluir a ninguna y ejercita una auténtica democracia en su régimen parlamentario sui generis, que si bien reclama esfuerzo, nobleza y autenticidad de líderes, resultado siendo exitosa en su gestión tatamente transparente y sin otro compromiso que el interés colectivo.
Me tocó el privilegio de acudir en representación de los Trabajadores de Radio y ser elegido Secretario General para acompañar a tres de sus más connotados lideres:
 Hugo Bilbao la Vieja, René Olmedo y Carlos Cossío. Todos tres, ofrendaron sus esfuerzos en forma competente, infatigable, firme ante el Gobierno por entonces autoritario y temible, que tuvo que aceptar a regañadientes el nuevo tipo de liderazgo totalmente diáfano que gozaba de pleno respaldo. Nuestra lucha cívica no estuvo exenta de grandes satisfacciones, de logros constructivos, de frustraciones y de asechanzas, amenazas públicas y de represalias e intrigas que los lidere de JUNCO asumieron a plenitud. De la autoría de JUNCO subsisten proyectos y emprendimientos de innegable valor y trascendencia.
En cuanto al Comité Pro Mar, nace bajo inspiración de patriotas bolivianos residentes en Caracas. No hacía mucho tiempo que, junto a don José Abujder presidente de la Federación Árabe Boliviana, habíamos visitado a don Mario Padilla, connotado boliviano residente en Venezuela y quien se auto encargó de mantener viva la llama de la reivindicación marítima mediante sus escritos y por todos los medios, utilizando propio peculio para enaltecer la causa marítima boliviana. Fueron venezolanos ue le tomaron la palabra y animaron a un grupo de patriotas encabezados por Ruth Maldonado, radicada en la ciudad de La Paz, que adoptaron la decisión de formar el Comité primero en la sede de Gobierno, poco más tarde en Cochabamba. Nadie puso en duda que la persona indicada era Gaby de la Reza, identificada con la causa del Mar, desde cuanto siendo joven en el servicio premilitar destacó por su patriotismo y celo. Aceptada en la sociedad con ese brillo propio de gran patriota, Gaby ennobleció su vocación aceptando la responsabilidad de poner de relieve el tema, no desperdiciando ninguna oportunidad, frente a las autoridades, a los altos jefes del ejército, ante el pueblo y los medios. Pronto el Comité Pro Mar de Cochabamba, opacó al nacional y se situó en el liderazgo.
Gaby del Mar, como se la nominó más tarde, encargó la protesta y la aspiración. Protesta que nació el mismo 14 de febrero de 1879 cuando Chile en forma artera inició una guerra injusta, asaltando el territorio boliviano enclavado en la misma costa del pacífico.
Tras la desaparición de Gaby, le sucedió don Jorge Soriano Badani,, quien continuó la línea de su fundadora, esto es, la independencia del Comité de cuanto intento realizaron los gobierno que trataron de copar el Comité, de controlarlo. Soriano Badani junto a sus colaboradores produjo sendos documentos que forman parte del patrimonio histórico de la causa boliviana.
A don Jorge le sucedió una ilustre dama bien afincada en el Comité desde sus orígenes. Delicia Gutiérrez de Andrade, con una clara vocación marítima y dueña de una visión similar a sus antecesores en cuanto a mantener distancia con el Gobierno. De no someterse a la presión  siempre creciente de obedecer los lineamientos de la Gobernación  (Antes Prefectura del Departamento) y los Ministerios que desean instituciones dóciles, o al menos no contestatarias que “pusiera trabas a su accionar oficialista, mas todavía en estos tiempos en que por razones de la geopolítica continental, el tema marítimo cobra dimensiones insospechadas.  No resulta extraño por tanto que Delicia de Andrade fue objeto de una especia de “golpe de estado” que logró romper la continuidad institucional del Comité Pro Mar, para dar paso a un organismo “amorfo” que sí, se sujeta a la instructiva o las consignas del frente oficial.

El asombroso misterio de la vocación

Gastón Cornejo. Alfonso Rojas


San Agustin uno de los padres de la Iglesia escribe en sus confesiones, que lo determinante en la vida del hombre es la vocación. Que cada ser está marcado por un norte, por una orientación, que el éxito de la vida consiste en seguir la vocación, encontrar la vocación porque detrás de “la vocación, en sueco “kallelse” que significa el llamado, está la justificación, y agrega el disfrute de la eternidad.
Cada uno de nosotros se ha preguntado a menudo cuando llega la adolescencia, qué haré, qué sendero voy a seguir, dónde, en qué plano podré realizarme en lo personal al mismo tiempo que servir a la sociedad en la cual actúo? Y es la respuesta a esta pregunta existencial que determinará nuestra  vida y nuestras acciones. Se dice que hay vocaciones tempranas y vocaciones tardías, unas que se manifiestan ya en los primeros años de la existencia y exhiben señales inequívocas de hacia dónde nos conducen.
Aquí entre los inapreciables amigos que nos rodean hemos realizado una pequeña encuesta. Gaston Cornejo sintió desde niño esa voz interior por una carrera “humanista” para dedicar sus esfuerzos y sus conocimientos a servir al hombre, de modo que no resultó sorpresa alguna que eligiera la medicina como su norte, a tiempo que no renuncio a lo más profundo de ella, su amor por el próximo al que sirvió siempre, combinando su profesionalismo de cirujano y de protector de la salud de sus paciente, en la política, en la literatura, en la actividad social y en las faenas culturales. Su inocultable sello de comunicador.
Otro ejemplo resulta en la personalidad de Alfonso Rojas, sociales, comunicador, líen en la procura de mejores oportunidad, defensa colectiva de los derechos de sus semejantes, sin descuidar nunca la superación de sus niveles profesionales, trabajar en el entorno social y familiar,, rodeándose siempre de buenos y leales amigos, de tal modo que ni el tiempo, ni la distancia pudieran destruir los nexos, las redes construidas desde la infancia y desde la juventud.
Cuando el padre Josep Berti en Sucre, me nombró su asistente para exhibir un diario grafico con textos, fotos, dibujos sobre la vida del internado, en que si siquiera el buen humor  ni los deportes podían falta, me estaba señalando  mi vocación. Del humor, algún pícaro lector se llevó una estampita del “santoral del día” molesto  el salesiano escribió “que le venga una diarrea, una fiebre tifoidea, al caco que se llevó la estampita”, al padre superior le pareció un exceso y censuró la publicación tachando las expresiones “diarrea y fiebre tifoidea”, ja, ja, ja!
En el caso particular de este cronista, la vocación le nació a través del instrumento vocal y de las lecturas. La convivencia con invidentes en la lejana ciudad natal, me refiero a Potosí y al Hospicio de San Roque, sirvió de cultivo para comunicarme con los cieguitos por la voz, primero con el canto común de la iglesia, luego en las canciones populares también en idioma quechua, y luego leyéndoles historias, tarea que continué en el colegio Don Bosco de Sucre, ahora con el añadido del uso del latín, tanto en el rezo diario, como en los cánticos religiosos, de modo que si primero fue el quechua primitivo, mas tarde fue el latín y quién lo habría pensado este comunicar en diversas lenguas, sirvió cuando trasplantados por obra del dictador García Meza a la geografía escandinava tuvimos que aprender sus primigenias bases los idiomas escandinavos.
Así de a poco, resulte formado, la con la voz, la lectura y el avisador grafico en un comunicador virtual. Algo mas, los religiosos me ponían a leer en el templo, en el comedor, en el dormitorio del internado de San Agustín, lo que impostó mi entonación, participar en el doro cantando como soprano, luego sería barítono con la voz cambiada…todos estos hechos de mi historia personal fueron los condicionantes para terminar la educación en sucre, regresar a Potosí y poner a trabajar en Radio Potosí “la voz de la Montaña de Plata” con un programa infantil oso sábados “la cajita de la música” que pronto ganó audiencia y me ligó a la radiodifusión para toda la vida.

Queda la Gratitud


El sentimiento más noble y profundo que anida el alma humana sale a flor para destacar el milagro de la vida. Son los amigos, los seres queridos, que permiten trasmontar los escollos mas espinosos, superar la injusticia, sobreponerse al odio y remover los nobles ideales, la vida espiritual y este amor por la verdad, por la justicia, por la libertad que es en esencia la clave de esta existencia contada a ustedes en apretados minutos de obligada síntesis.
Al Rey de Suecia. Bajo cuya protección nos colocó las Naciones Unidas desde aquel 7 de agosto de 1981 en que llegamos allí hasta la fecha. Merced  a esa efectiva humanitaria protección mi esposa, mis hijos y yo mismo jamás hemos sido abandonados, hemos disfrutado de seguridad física, jurídica y humana, siendo justo reconocer que con el pago de impuestos descontado religiosamente de nuestros ingresos hemos cumplido nuestra cuota parte en este trato de reciprocidad.

Al diario Los Tiempos. En los últimos 50 años me brindó sus páginas en forma generosa y abierta. No recuerdo haber sido censurado, omitido u olvidado. Honor y mérito para sus fundadores y directores don Carlos Canelas, Alfonso y Fernando y al director actual Cristóbal Soruco que no han quebrado nunca la “libertad de expresión y defensa de las otras libertades y derechos constitucionales” que constituye su línea de conducta, sin olvidar los momentos difíciles repetidos a lo largo de este medio siglo de relación.
A las instituciones. Uniformadas aquí en el reconocimiento a un boliviano humilde que alejado físicamente del terruño jamás olvidó el deber filial para con Bolivia. Al Comité Cívico Pro Cochabamba que fiel a su misión pone de relieve el servicio de los ciudadanos a la cochabambinidad. A la Asociación de Periodistas cuyo paladín Julio Veyzaga  Ovando, actúa con éxito en las dos facetas de periodista y de hombre de leyes, haciendo honor a las dos disciplinas a las que prestó juramento. Al ilustre, hidalgo, hijo de Potosí, Alfonso Rojas Moncayo amigo de toda la vida, que ha sido testigo de nuestro peregrinar de Potosí, de Siglo XX, de La Paz y Cochabamba. Al imponderable amigo Edwin Tapia Frontanilla, cuya línea ética dentro del periodismo, del cooperativismo y de las letras un claro ejemplo de verticalidad, honestidad y del cultivo profundo del conocimiento de las personas y de la sociedad.
A la Sociedad de Geografía e Historia, de centenaria trayectoria en Cochabamba y que integró a connotados patriotas desde sus origen para recuperar y escribir la verdad histórica respetando los hechos y las personalidades que han marcado los diversos episodios del devenir. Alto honor que s me confiere, añadiendo nuevas responsabilidades a mi accionar de cada día, que trataré de cumplir con celo y dedicación.
A los entrañables amigos, hermanos del alma Hugo Bilbao La Vieja, Gastón Cornejo, a Fernando Laredo, Delicia y César Andrade. Cómo no llenar de gratitud a los esposos Consuelo y Ernesto Béccar (Lydo Beccar) a cuya benevolencia debemos nuestra estada tan placentera en la llajta.a nuestra familia, siempre llenos de afecto y cariño para con nosotros, como los esposos Samur Allis y sus hijos, a Juan y Pamela Sabag. Ellos nos hacen sentir parte de la familia, como si el tiempo jamás fuese a transcurrir.
He agradecido a todos, pero falta alguien muy importante en mi existencia.
A Jenny Dabura, la madre de mis hijos, aquí presente. Mario Vargas Llosa a tiempo de recibir el premio Nobel de Literatura en Estocolmo decía “cómo no agradecer a mi esposa que me lee, que me cuida, que me libra de mis propios arrebatos y me sigue” yo tendría que añadir que le lee, que me escucha (por mi calidad de locutor) y que me acompaña en las buenas y en las malas y que con sus mágicas manos, me ofrece el deleite más variado de su vasta cultura gastronómica.
Y para el cierre el fraterno abrazo a Gastón Cornejo, magnífico, cultivado espíritu humanista, fraterno, noble cuyo gesto altruista no termino de Admirar, a Hugo Bilbao hermano del alma, a quien llevo dentro y que no obstante los casi 20 mil kilómetros de distancia que nos separan estamos unidos sin límite de tiempo. ¡Gracias de corazón!

Mauricio Aira