Páginas vistas en total

jueves, 25 de febrero de 2016

la noticia de una pelea a golpes de puño entre Quintana y Romero ha sido desmentida, aunque claro está que existe profunda e insalvable rivalidad entre ambos "poderosos lugar tenientes de don Evo". después del desastre del Referendo.

se difundió pronto en las redes sociales. hubo pugilato entre los ministros el de Gobierno Romero y el de la Presidencia Quintana. es cierto que no tardó tres horas la primera versión y llegó una nota urgente de la Presidencia del Estado "no es cierto, no hubo el tal pugilato por tanto desmentimos la información por ser parte de la Guerra Sucia contra el gobierno de Morales García". sin embargo, al cronista no se le escapan los siguientes hechos, que bien pudieron ser motivo del pugilato.

Uno. La vieja rivalidad que muestra un desacuerdo básicos entre ambos masistas, uno más ambicioso que el segundo, más audaz y más cruel. el segundo con cierta "aureola de pensador y moderado" y para ello, se hace menester regresar al pasado.

Dos. Caso Jacobo Ostreicher y el "gabinete jurídico legal" que Quintana puso a funcionar, al margen de la CPE y contra toda prudencia. Quintana creó un "equipo ejecutivo" talvez ese al que Evo Morales se ha referido para "meterle nomás" abogados que estudiaron para convertir lo imposible en posible. de los numeros casos que este equipo jurídico atendió salta a la vista uno, internacionalmente conocido y aún no resuelto. Jacobo Ostreicher llegó a Bolivia con muchas ganas de invertir, eligió un área, la producción del arroz y compró tierras, maquinaria, transporte, contrató gente sembró y produjo muchas toneladas de arroz. cuando estuvo preparando la comercialización de lo producido, Quintana hizo intervenir al "equipo jurídico", al que se le fue la mano, intimidaron, extorsionaron, sonsacaron los millones de dólares el judio estadounidente Jacobo, que terminó en Palmasola.

Tres. Quintana muchas veces en forma pública repitió las razones del "equipo..." Ostreicher está en combinación con los narcotraficantes y está lavando el dinero de la droga para lo que montó una empresa que produce arroz. Quintana sostuvo sus puntos de vista con terquedad, empecinamiento, y hasta torpeza, fue Quintana quién ordenó y ejecutó persecusión despiadada el judio asentado en la ciudad de Santa Cruz de la Sierra, hasta que llegó Sean Penn, el laureado actor estadounidente que sagaz y humanitario, desmontó el accionar de Quintana, sacó a Jacobo de Palmasola y lo llevó a una clínica donde salvó de la muerte y trató de recuperar inutilmente su fortuna.

Cuatro. Carlos Romero con su segundo Pérez, tuvo lucida actuación porque logró meter a la cárcel a los abogados del equipo "metéle nomás" casualmente en Palmasola desde donde mostraron cómo ejercían el poder, para extorsionar hasta un nivel extremo a Ostreicher, aunque claro, quedándose con el botín, hasta ahora permanecen en la cárcel por obra y decisión de Romero-Pérez que salvaron al Presidente Morales de un escándalo de grandes proporciones.

Quinto. todo el accionar de Romero, respaldado por Morales, mermó las fuerzas de Quintana que quedó con "un ojo en tinta" amoratado por la operación limpieza de Romero, 10 personas funcionarios de primer orden del Gobierno en la cárcel, aunque sin devolver los ingentes recursos al inversionista que le sigue reclamando a Evo, los cuantiosos recursos que sin duda, tarde o temprano tendrán que serle devueltos ya que la acción internacional prosigue y pronto llegarán las sentencias de tribunales de Justicia para que Ostreicher sea recompensado, con la devolución de sus inversiones más el dano emergente por el lucro cesante del capital estadounidense acreditadamente internado en Bolivia.

estos motivos y otros, como la temporal retirada de Romero del Gabinete y su posterior reincorporación al equipo de colaboradores "eficaces de Evo", han sido, son la causa de una profunda enemistad, que por razones de Estado, se disimulan de tal manera que la notica del pugilato entre ambos ministros no es inverosímil, es algo que bien pudo haber sucedido o que sucederá tarde o temprano, porque el odio, la rivalidad y la culpa entre ambos es grave y difícil de olvidar.