Páginas vistas en total

sábado, 15 de agosto de 2015

digno de figurar en esta autobiografía y antes de cerrar la serie sobre Galicia, el texto de Alfredo Merino que describe la ciudad de Monforte de Lemos que nos acogiera con tanta predilección y que nos ayudará en el propósito de mantener viva su imagen.

Aún hoy día, que lo rodea el caótico urbanismo de la villa, el cerro de San Vicente destaca poderosamente en medio de la llanada por cuyo centro remolonea el río Cabe. No es de extrañar que esta fortaleza natural de altivas laderas fuese ocupada desde bastante antiguo. Los ubicuos Plinio y Estrabón señalan en sus crónicas del tiempo de los romanos que la tribu céltica de los Lemanos ya habitaba sus alturas y templaba sus aceros con las aguas ferruginosas del citado curso fluvial. Ambos, el monte fuerte y quienes lo habitaron, dieron origen al nombre actual de la villa: Monforte de Lemos.

Cuando entras al batiburrillo urbano que es el Monforte actual, no hay más que dirigirse a San Vicente para entenderlo. El importante otero está rematado por el más importante conjunto monumental de la ciudad, conservándose una parte importante del recinto amurallado, así como la robusta torre del homenaje, verdadero icono de la urbe.

Los restos del palacio, el pazo Condal que fue residencia de los condes de Monforte y el Monasterios de San Vicente do Pino constituyen un conjunto considerado como joya del barroco gallego, donde se aposenta el muy recomendable parador.

Desde sus alturas se contempla todo Monforte. En su mitad destaca una enorme edificación, cuyas dimensiones y hechuras le otorgaron pronto el sobrenombre del Escorial gallego. El Colegio de Nuestra Señora de Antigua, una de las escasas muestras de estilo herreriano en toda Galicia. Erigido bajo los auspicios del cardenal Rodrigo de Castro, el más importante prócer monfortino, se inició en 1592, más el prelado murió antes de verlo concluido. Es conocido como el Colegio del Cardenal o La Compañía, al regentarlo durante siglo y medio los jesuitas. Junto a su estilo, destaca una importante pinacoteca que cuenta con varios grecos.

En la trasera del monumento divaga el Cabe, flanqueado por un cuidado parque y, aguas arriba, cruzado por el puente medieval, en la parte más interesante de la urbe. En ella destaca el convento de las Clarisas, que es uno de los más importantes museos de Arte Sacro de España, y el convento de A Regoa, justo bajo la muralla. De nuevo al pie del cerro, en su lado norte se ubica el Museo del Ferrocarril, que conserva una de las últimas plataformas circulares de cambio de vía. En la otra parte de Monforte, en las cercanías de la carretera de Ponferrada, el Pazo Muiños de Antero enseña su peculiar sistema de seguridad; no en vano era centro de recaudación de impuestos y rentas del tabaco.

miércoles, 12 de agosto de 2015





el ferrocarril en Galicia y en Bolivia explica mucho

encontrándose mi padre Bernardino Aira Gundiñas muy joven trabajando con su tio, al parecer un sacerdote misionero asentado en La Habana, Cuba encontró al gallego Jorge Chacón, por aquel entonces administrador de los Coches Comedores de la Bolivian Railway que había tomado del Estado el manejo de los ferrocarriles, una verdadera novedad, por cuanto Chile había construído las dos línea Arica La Paz y Antofagasta Oruro.

en el encuentro se produjo el diálogo:  "qué haces aquí, Berno?" -el joven respondió sin prisa- "de todo un poco, limpio, cocino, aseo y además coopero en la seguridad y la recepción", Chacón ya animado le propuso "vente conmigo a Bolivia, para trabajar en algo parecido, la diferencia es que en Potosí, serás un patrón desde el primer dia", dicho y hecho. Bernardino se trasladó a Bolivia, un viaje que por aquellos años alrededor del 1910 habrá tardado varios meses...

lo cierto es que el trabajo en el ferrocarril, no era nada extraño para Berno, lo descubrí en mi reciente estadía en Galicia donde el tema de los trenes salió a colasión, "mi padre afirmó Antonio López trabajó en el ferrocarril muchos años" y luego un pariente y otro dijeron que en los años de la construcción de la línea Madrid - La Coruña muchos gallegos dejaron la agricultura y se pusieron a trabajar en ferrocarriles, este trozo de historia que me acaba de hacer llegar Maria José Aira, me confirma:


A finais deste mesmo século, no 1883, o rei Afonso XII inaugura a liña ferroviaria  Madrid - A Coruña, liña que converte á capital de Lemos nun importante nó ferroviario. Dous anos máis tarde, no 1885, o mesmo rei concédelle a Monforte o título de Cidade. A chegada do ferrocarril marca unha época de crecemento en todos os aspectos, tanto sociais como económicos. Vencellado á presenza do tren, Monforte contará con numerosas asociacións e colectivos de marcado carácter político e sindical, converténdose nunha cidade florecente e moi activa. 

(el trozo citado escrito en gallego, ilustra el auge del FFCC, lo que ocurrió también en Bolivia, recordar que por el Tratado de Paz y Amistadsuscrito por Bolivia y Chile en 1904, este último se obligó a la construcción de ambas líneas, proyecto que resultó un portento en aquellos años, especialmente el de Arica, ya que el tren debe ascender en una distancia de 100 kilómetros de 0 a 4.000 mts. de altura sobre el nivel del mar).

lo evidente del hecho histórico es que la Bolivian Railway para operar con éxito los trenes bajo su directa administración por el término de 100 años, tuviese como subcontratistas a españoles por su reciente experiencia, es decir de varias décadas por delante e hispanohablantes para ponerse al servicio de la sociedad boliviana. en una sola frase, españoles como Chacón y mi padre estaban en lo suyo, trabajando en los FFCC, de ahí que cuando Bernardino escribe la carta a su hermano de Potosí a Galicia en 1931, mencione que ya estaba trabajando más de 20 años en los trenes.


lunes, 10 de agosto de 2015


profundizar sobre celtas y druidas


Lo encontramos en cualquier manual de historia universal.
Los Celtas llegaron a Europa como inmigrantes que procedían del Este y que se asentaron el siglo IX a.C., extendiéndose sobre todo por la Galia, la Península Ibérica, el Norte de Italia, los Balcanes, Asia Menor, Inglaterra, Escocia, Gales e Irlanda.

Los Celtas, en el siglo V a.C, se dedicaron a saquear y conquistar a los pueblos cercanos a ellos; pertenecían al mismo grupo tribal y hablaban dialectos similares, eran buenos profesionales y hábiles metalúrgicos, fabricantes de carros y constructores de carreteras, expertos agricultores y ganaderos; también eran buenos guerreros de gran valor y mucha ferocidad en las luchas, hasta el limite de que eran temidos por los romanos.

Nos atreveríamos a decir que las bases del mundo occidental tienen como origen su cultura.

Las mujeres celtas son las grandes precursoras del feminismo moderno. Fueron muy consideradas en muchos aspectos y eran tan buenas guerreras como los hombres, con los mismos valores en la lucha que ellos, siendo usual que luchasen codo con codo, muy temidas por su valentía y fuerza, no se las vencía físicamente con facilidad; sin embargo sus mitos, sus creencias, no fueron destruidas por los romanos en la lucha, sino por los cristianos.

Se dice que los celtas no dejaron a penas documentos escritos; y lo cierto es que ya San Patricio quemó personalmente 180 libros irlandeses escritos en celta, lo que fue un ejemplo para que los cristianos destruyesen cualquier escrito druídico que encontrasen.

Eran un pueblo muy religioso y con unos preceptos básicos bastante definidos, como por ejemplo:

- Adorar a los dioses.
- No practicar el mal.
- Ser fuertes.
- Creer en la reencarnación.

Así mismo utilizaron la brujería o "Wicca" ( tomando fuerza y forma cuando los Druidas fueron obligados a ocultar sus ritos y conocimientos).

Los Druidas y las Sacerdotisas eran los poseedores de los conocimientos que iban desde la sanación, la astronomía, los religiosos, etc., y también hacían las funciones de maestros y jueces; en conjunto eran personas de gran influencia y los líderes religiosos de los clanes celtas.

El druida o chaman celta, es el hombre que sale de la prisión familiar, cultural y social y decide vivir en libertad y trata de utilizarla no solo en su propio beneficio, si no para el bien de su pueblo.

Para conseguirlo, tiene que romper con todo lo anteriormente establecido y a través de un estado de consciencia diferente renacer,(simbólicamente,claro), siendo a la vez más flexible tanto con él mismo como con los demás y paradójicamente al mismo tiempo mas duro e intolerante con lo que considera injusto y sobre todo con la poca capacidad de lucha, y de esfuerzo en el sentido de afrontar los problemas y la realidad; y ya desde esa consciencia (la del chamán druida), se vuelve libre en el sentido más amplio de la palabra.

Cuando esto sucede y rompe drásticamente con todo, es cuando su consciencia de la percepción cambia activándose el sistema parasimpático, que solo se produce en estados de profunda relajación o meditación.

Para los druidas celtas su templo para la transformación estaba en la Naturaleza, donde las montañas, los ríos y los valles se vuelven sagrados; como rito iniciático, el druida se apoya en la simbología de la planta sagrada del muérdago de roble, el cual recogían vestidos de blanco en el sexto día de la Luna y que cortaban con algún objeto fundido en oro; a partir de este punto el druida se conecta con los ritmos biológicos vegetales a través del símbolo del muérdago y es entonces, cuando el druida percibe los universos paralelos y se aparta del mundo actual, manipulando las fuerzas de "ese otro lado" para influir y tratar de cambiar lo que sucede en este.

Se relaja profundamente mientras pasa el umbral de los mundos utilizando como vía de acceso un estado de trance similar al estado de sueño, pero donde es capaz de manipular a propia voluntad y de moverse con total libertad, actuando según su criterio. Después, dejaba el bosque y volvía con su pueblo, donde utilizará sus conocimientos para ayudarlos.

Todos los pueblos antiguos, sus chamanes y sobre todo los druidas celtas tenían su alfabeto; el alfabeto Ogham de los celtas era sobre todo de tipo religioso donde cada letra representa un gran número de pensamientos e ideas, muy similar a lo que hoy conocemos como las runas y los mensajes que nos transmiten cuando las utilizamos, es en realidad, un lenguaje secreto de signos, que tenía múltiples funciones, hasta el punto que fue prohibido por sus enemigos

Los druidas enseñaban que había tres cosas que podían entorpecer la evolución y el progreso en todos los sentidos:

El ego u orgullo,
Las mentiras y
La crueldad innecesaria.

Los celtas eran un pueblo lleno de energía y de amor por la vida. Mentalmente muy fuertes, en unión y en armonía con las fuerzas de la Naturaleza.

Sus dibujos eran simbólicos con una gran espiritualidad y de un gran sentido mágico, ya que tenían el convencimiento que esa magia o brujería no era palabrería, sino que formaba parte de una visión integral del mundo.

El "druida, o Chamán" es una persona capaz de ver en el interior de un enfermo; entendiendo que le sucede y uniéndose a la otra persona hasta llegar a ser uno solo (aunque sea solamente segundos), es suficiente para tomar conciencia de sus conflictos tanto psíquicos como biológicos y que es lo que provoca esa enfermadad y así podrá ayudarle en su curación.

esta descripción coincide con antiguas creencias trasladadas a los Estados Unidos por "los celtas" que llegaron a identificarse en algunas regiones del norte y que fueron la base de especulaciones para explicar el crecimiento de algunos clanes ya dentro de la Independencia y que hubiesen tratado de cultivar celosa y en secreto como la acumulación de poder y de metales preciosos. (n.del editor)