Páginas vistas en total

jueves, 23 de junio de 2016

enumerar la toma de fábricas y unidades productivas bajo el Régimen Masista, equivale a enumerar los fracasos sobre los que llama la atención la COB ya sin remedio porque el Gobierno sostiene "irreversible" le falta anadir "el fracaso"...Bolivia se para. Bolivia protesta.

los antiguos contadores, aquellos que manejaban para su contabilidad libros grandes y pesados que abrían en todo un escritorio, utilizaban el sistema de "la mano corriente" que en realidad era el brazo derecho para deslizarse a todo lo largo del libro, en altas meses donde trabajaban habitualmente de pie, para mayor comodidad. en el Hotel Cochabamba, había un famoso "tenedor de libros" que con magnífica calibrafía solía llenar las páginas del libro mayor, empleando varias horas cada dia, lo que permitía que el Gerente General Sr. Jaime Claure y los directores del prestigiado hotel de la Recoleta, de una mirada podían establecer, el debe y el haber, precisar el número de alojados, el consumo de cada uno y los ingresos del dia, hasta se podía saber de la hora y los egresos, facturas y vales pagados en la fecha. una maravilla. Además el Libro Mayor no admitía borrones, si se producía un error, se tarjaba con la misma pluma y tinta y escribía el dato correcto, arriba o abajo, sin margen a error.

a qué toda esta historia de "la mano corriente" y del contador? a las fallas garrafales del Estado controlado por Morales y García. son tan grandes y repetidos que pasarán a la historia como los pecados mortales de un Régimen autocrático, demagogo y populista. nos referimos hoy a las textileras que tomadas por Evoalva de las manos de sus propietarios fueron "expropiadas al tratarse de neoliberales, explotadores y saqueadores" y simplemente suplantaron las administraciones privadas para convertirlas en "propiedades del nuevo Estado" que brindaría mejores condiciones de vida a sus trabajadores, mayores beneficios para el Estado y riqueza colectiva. Esas las promesas que jamás se cumplieron, más por el contrario, las textileras se convirtieron en fuentes de pérdidas, ausencia total de ganancias y la urgencia de ponerles candado y despedir a sus trabajadores.

qué lejos los cantos de sirena, nada de ganancias, pérdidas. nada de progreso, retraso y acciones que han conducido a los extremos de cortar los salarios con los que sus cientos de trabajadores sostenían a sus familiar. ya sin empleo, ni seguridad, sin el ingreso diario, salen a la calle en protesta de quedar cesantes, sin pan que llevar a la boca para ser reprimidos por un Régimen feroz, mentisoro y falso.

resta la condena total a esta forma de actuar. en su momento los medios advirtieron que se echaba mano de un método inadecuado, que el Estado nunca ha sido un buen administrador, los ejemplos suman y siguen como minas, ferrocarriles, producción de petroleo,  etc., etc., y que más pronto que tarde veríamos los resultados que hoy están ahí. ya sin tapujos se puede afirmar que "las nacionalizaciones, las expropiaciones, las tomas de facto dar por resultado fracaso. fracaso total".