Páginas vistas en total

sábado, 28 de mayo de 2016

sin límite de tiempo, pretende cabalgar sobre las espaldas del pueblo de Bolivia, olvida que éste no tolera caudillos y menos dictadores? los grupos rebeldes se van perfilando y la desobediencia comienza a sonar como consigna.

 historia del Dictador Trujillo puede repetirse. es decir la historia de su final.
cuando tres grupos diferentes de ciudadanos resolvieron acabar con la vida del Dictador que había manchado el nombre de la República Dominicana eliminando al militarote que protegido en espadas y fusiles cometías felonías sin límite, contra los ciudadanos desarmados y en posición subalterna.

tres grupos claramente identificados. uno. padres, esposos, hijos de danas a las que el perverso caudillo había vejado, violado, humillado sin límite. convertido en sus esclavas sexuales, objeto de sus perversidades. este grupo se había tragado las humillaciones a la espera de la mejor oportunidad de la venganza, de la revancha, de una reivindicación sin temor a nadie ni a nada.

dos. funcionarios públicos. uniformados, militares brillantes al mando de tropa, bien formados a los que sometió "el padrecito de la patria" mediante la seducción a sus esposas. se contaban varios casos de violaciones con muerte que la prensa del caudillo acalló sin que trascendieran los horrores sin cuento, los que sin embargo eran bastante conocidos, según los biográfos de Rafael Leónidas Trujillo, con una aviesa intencion, "que sepan estos estúpidos oficlaes quién monta a sus mujeres" y que siendo el más "aguerrido, el más apuesto, el más brioso de los oficiales" quién merecía mandar para siempre era "el chivo" llamado así por llevar una perita en la barbija, recuerdan a nuestro "propio chivo, el chivo boliviano Mamerto Urriolagoita que también llevaba su perita?".

el tercer grupo de complotados era menos numeroso que los anteriores, unos pocos seminaristas de los últimos cursos de teología, lo hacían con la mayor convicción de conciencia. no era posible continuar la sucesión de abusos desaronestos contra la moral, las sanas costumbres, los principios de Justicia que habían regido antes en la República.

según el cronista Mario Vargas Llosa los sediciosos se reunían regularmente para estudiar los detalles en el movimiento del dictador...ya tenían fijada una circunstancia, el atentado debía coincidir con "la Fiesta del Chivo", celebración que acompanaba el dictador,"desvirginando" a las más sobresaliente de todas las "damitas de la sociedad oficial" en esta ocasión, la hija del más alto funcionario de la diplomacia trujillana, la perversidad de Trujillo estaba siendo observada por los tres.

(cuándo llegará la hora en Bolivia de agrupar a los grupos de los muchos  sometidos simple y llanamente por la autocracia de evistas y lineristas? más ahora que EMA reitera que "jugará el segundo tiempo y reivindicará su cuarta elección? poco a poco, cunde, crece, se afinca la consigna "desobediencia civil" a la pretención hegemónica de un "poder sin límite de tiempo".

miércoles, 25 de mayo de 2016

pausa en la Historia del FURMOD, el grupo de élite con el cual Barrientos pretendió dividir a las FFAA de Bolivia, con la promesa de continuar presentando incluso a los acusados por el crimen del General cometido el 27 de abril de 1969 en la quebrada de Arque, Cochabamba.

cuando el Dictador, a quién le gustaba ser llamado "el padrecito de la Patria, el benefactor, el sabio por excelencia, el justiciero" había sobrepasado todos los excesos. su crueldad era tal, su desenfado, su arrogancia y vanagloria, que confiado en su seguridad, cometía todos los atropellos imaginables. lo relata su cronista Mario Vargas Llosa, se sentía tan seguro, tan protegido que lejos, muy lejos estuvo de imaginar que al menos tres grupos, estaban dispuestos a jugarse la vida, con tal de lograr la aniquilación física de Leónidas Trujillo.

las casi mil páginas de "la fiesta del Chivo" transcurren pronto, se lee de un sopetón aunque te lleve varias horas, o quizá dias. es que los funcionarios públicos, los jóvenes militares en servicio activo y algunos seminaristas ya con títulos como diáconos o filósotors se habían alzado bajo un solemne juramento, acabar con el tirano a como dé lugar. tarea que les llevó varios meses, preparativos y estudio de las rutinas de Trujillo, información minuciosa de su potencia de fuego y las salidas alternativas, y de las consecuencias que sucederían al atentado.

es que la via democrática ya estaba agotada, una tras otra, Trujillo se las arreglaba para salir reelegido. contaba para ello con todos los recursos, con toda la propaganda, con una camarilla que apostaba y ganaba mucho dinero por la seguridad del tirano. Vargas Llosa concentra la atención del lector en las "violaciones y los excesos sexuales del anciano pervertido"que se ensañaba especialmente con tres categorías de víctimas. las hijas de los funcionarios públicos por las que tenía sórdida predilección. era una pasión mezcla del placer de humillar a sus seguidores, a los que solía premiar con cargos diplomáticos o en los ministerios. Trujillo creía asegurarse de este modo la lealtad de su gente, o al menos el temor a abrir la boca, la represalia en forma de despido, detención y desaparición era frecuente.

la segunda categoría la constituían las esposas de los militares. abesado militarote, consideraba una hazana, "montando a las mujeres de los más brillantes militares", a los que dejaba saber su conducta, para humillarlos o someterlos, ante la impotencia de los mismos, cuya autoría se divulgaba muy débilmente por el temor a las represalias, a los cambios de destino, o el despojo de los privilegios de los que gozaban los aguerridos militares con mando de tropa y con presencia visible.

el tercer grupo de mujeres anónimas que acudían a los confesonarios para delatar al criminal, que además, siendo ya impotente, decrépito y perverso, sentía insanas iniciativas, ideando la mayor perversidad en su accionar, protegido como estuvo de guardias y guardia espaldad, edecanes y ayudantes que se arrastraban ante su presencia, si acaso querían gozar de privilegios.

los seminaristas que participan en el complot, para terminar con la vida del Dictador, Criminal y Abusivo generalísimo Trujillo lo hacían con la mayor convicción, de estar trabajando por la causa de la justicia y seguros de poner fin a las angustias del pueblo dominicano. - Deleite siente el lector de "la Fiesta del Chivo", y de una sana impaciencia, rogando que termine la historia con la muerte de Trujillo.

martes, 24 de mayo de 2016

la pelea entre los Generales, puso en tensión a las FFAA, al Gobierno y a los medios, aunque no era mucho lo que entonces publicaban sobre la gran enemistad por el poder. dos incidentes que ayudan a entender aquel momento.

son varios los libros escritos sobre Ovando y Barrientos. sobre el intento de Barrientos de dividir a las FFAA y de cómo, meses, semanas antes de su muerte era un secreto a voces que a partir del Uno de Mayo se declararía "dictador" y en consecuencia los preparativos eran intensos. el eje de la discusión se centró en FURMOD, la fuerza armada de acción inmediata que respaldaría los movimientos del "General del Pueblo", fuerza de élite a la que, como lo tenemos apuntado Ovando se opuso tenazmente y politico sagaz como era, y gozando del poder de las FFAA, poseía los recursos y los medios para oponer una acción práctica en contra de las maniobras de Barrientos para evitar que el principal militar pudiese ser elegido presidente.

acude nuestra mente a la imaginación, cómo se habría opuesto a los intentos de Evo Morales de debilitar a las FFAA, sea creando una especie de milicia armada con "los ponchos rojos" del Altiplano, sea considerando a los mineros una "fuerza especial de acción política" para amedrentar a la oposición en las calles de las ciudades, sea impregnando a "los movimientos sociales" bartolinas, contrabandistas, desocupados, empleados del Estado, transportistas un carácter de acción de masas de los que echar mano, en sus afán prorroguista, ahora mismo como de "hilo conductor de la corriente reelectoral.

a los argumentos que los historiadores exponen para explicar "la muerte - asesinato de Barrientos" especialmente los que figuran en la obra de Tomás Molina Céspedes Barrientos Accidente o atentado, pretendemos agregar algunos razonamientos. existe en algún lugar de la Fuerza Aérea, un testimonio, una prueba del atentado contra Barrientos en el pueblo de Arque el 27 de abril de 1969. el testimonio es la puerta principal del helicóptero que tiene las perforaciones de balas de fuera hacia dentro, prueba irrefutable. "el aparato fue atacado de fuera hacia adentro" me aseguró el General Jaime Pereyra, llamado "lobito" cuando fortuitamente nos encontramos en la puerta del Hotel Sucre Palace, en El Prado de La Paz, donde solía hospedarme en mis viajes a la sede de Gobierno. Hola, hola! qué haces aquí "matando el tiempo, respondí, antes de aterrizar" te invito un trago y subimos al amplio bar y nos embarcamos en larga conversación. "Yo tengo la puerta y tú puedes hacer la nota periodística ratificando que Barrientos fue asesinado" esto ocurrió en algún momento de 1973, antes de dejar Bánzer el poder, "lobito me entregó su tarjeta que aún conservo" me contó el drama personal que estaba viviendo a manos de Yolanda Prada, que le hacía la vida imposible, todo porque había planteado el divorcio a su mujer, y tenía un noviazgo en perspectiva. Poco tiempo después Lobito Pereyra amaneció muerto en casa del Chía Pozo y curiosamente muy pronto se cerró el caso.

Ministro de Gobierno General Pereda, a quién siendo amigo, consulté la conveniencia de actualizar los obrados en torno a la muerte de Barrientos "no es oportuno Mauricio, enfatizó el Ministro, varios de los protagonistas gozan de poder y podría ser muy arriesgado e inútil, déjalo para más adelante".