Páginas vistas en total

lunes, 17 de julio de 2017

1980, 17 de julio. cruento golpe de Estado de los militares encabezados por Luis García Meza, secundado por Luis Arze Gómez. hoy ambos en la prisión de alta seguridad de Chonchocoro, aunque el primero se la pasa en una clínica policial (como alojado permanente)

aquel dia desperté a las 7.00 y pronto estuve frente a los micrófonos de Radio Cosmos. "un alzamiento militar se ha iniciado en la ciudad de Trinidad, donde Luis García Meza ha proclamado desconocer al Gobierno Constitucional y pedir la renuncia de la Presidenta Lidia Gueiler que había asumido por mandato del Congreso meses atrás".

el golpe de Estado se había producido por obra del Comandante del Ejército que venía amenazando al régimen, no obstante su parentezco con Lidia Gueiler y no sorprendió a nadie, salvo a la Séptima División a la cabeza del General Mario Vargas Salinas, que no había movido un dedo para apoyar el movimiento. Sin embargo de las noticias que llegaban sin cesar del Beni, proseguí con la lectura de las noticias y los comentarios por la popular emisora, esto sin parar hasta las 8.00 hs. en que abandoné la casa radial ubicada entonces en Sucre San Martín y me dirigí a mi oficina particular enfrente segundo piso donde recogí algunos papeles a tiempo que con el balcón abierto escuché la estruendosa llegada de tres vehículos en realidad ambulancias sin placa, de color beige que los paramilitares al mando de los tristemente famosos "Hermanos Alarcón" llegaban a Radio Cosmos en busca mía, daban gritos buscándome y yo sorprendido, sin atinar a nada, oyendo sus gritos, lejos estaban de sospechar que me encontraba en el edificio de enfrente calle Sucre, hicieron desalojar a locutores, operadores, secretaria, porteros, todos los trabajadores de Cosmos, entonces propiedad de Laureano Rojas quién no apareció por la estación que fue cerrada y clausurada cerca de las 10 horas del 17 de julio de 1980, como todas las otras de la ciudad, unas 10 en total y como todas los periódicos y estaciones de TV.

el golpe se había consumado. los medios clausurados y el Gobierno depuesto, aunque la Sra. Lidia no había firmado ninguna denuncia, había buscado asilo en la Nunciatura. Nunca se supo cómo transó con los golpistas, lo cierto es que rápidamente los paramilitares, con absoluta impunidad (en realidad militares de civil y algunos tontos útiles como los Alarcón, que presumían de anticomunistas eran los hombres armados, en la calle reprimiendo y tomando prisioneros entre ellos la alta dirigencia de la Central Obrera Boliviana) en aquella "operación criminal" fue asesinado Marcelo Quiroga Santa Cruz y otros tres dirigentes obreros, en un momento tal que virtualmente "no había Gobierno" lo que favorecía los planes militares de "terminar con los líderes" que contaban con respaldo popular.

me recluí en mi vivienda temporal "el Hotel Capitol" habida cuenta que los mios estaban ya residiendo desde hacía muy pocas semanas atrás en La Paz, donde yo mismo planeaba trasladarme pronto, en realidad al término del contrato de publicidad con PIL, la planta de leche cuyo Gerente, Ingeniero Barrón, me había firmado. En el hotel tenía por companeros de alojamiento a Fernando Baptista que más tarde sería Senador de la República y Ministro de Siles, Mario Rios que fuera el mejor Alcalde LP en tiempos del MNR y Jaime Bedregal, administrador del Hotel y quién me había concedido crédito por el alojamiento que no pude pagar entonces (más tarde en mi primer viaje a Cochabamba, pedí a mi compadre José Abujder y convocar a Jaime Bedregal para hacerle pago del adeudo, lo que mi compadre cumplió al pie de la letra.)

los cuatro amigos indignados por lo que estaba sucediendo y a sabiendas de la resistencia de los mineros de Colquiri por varios dias a rendirse y reconocer a García Meza, resolvimos hacer circular "mini volantes" con improperios contra el Golpe Militar. me encomendaron la redacción para lo que me entregaron una máquina de escribir portátil y produje lo que se llama en lenguaje político "palomillas" que circularon por obra de los amigos en el centro de la ciudad. "Soldado no dispares contra tu hermano minero, recuerda que él también es boliviano", frases del estilo, aunque muy pronto los mineros sucumbieron al asedio militar y fueron vencidos, no sin ofrendar varias vidas de las que el Régimen se encargó de borrar la memoria.

recuerdo bien mi compadre Abujder habló con sus colegas de LP y consiguió que me dieran el cargo de Gerente de la Cámara de Hoteles de LP, que más tarde se amplió a Gerente Nacional o sea de todos los hoteles del pais. en tal condición me trasladé a la sede de Gobierno para asumir mi responsabilidad a partir del Uno de Agosto de 1980, cargo que retuve hasta el 6 de febero del ano siguiente 1981 cuando fuí detenido, incomunicado y finalmente expulsado a Buenos Aires.