Páginas vistas en total

miércoles, 2 de septiembre de 2015

Ramiro Paz Cerruto, en las postrimerías de su existencia vuelve a dar mala nota, cuando en Tarija instaura un juicio contra la viuda de Victor Paz Estenssoro y sus hermanas reclamando herencia.

he leído con cierta tristeza que Ramiro Paz, retoma el juicio en contra de sus hermanas Patricia, Silvia y Mora además contra la madre de éstas, segunda esposa del 4 veces presidente de Bolivia Victor Paz Estenssoro, por sucesión hereditaria. un juicio por herencia entre hermanos.

sentí tristeza porque las hijas del gran estadista no se merecen ésto, ya han tenido bastante con la política tan resistida por unos y apoyada por otros del fundador del MNR, el mayor partido político de la historia de Bolivia que se mantiene en pie y cuenta con número notable de seguidores, y por cuanto sus logros no pueden ser ignorados a partir de la Nacionalización de Minas, la Reforma Agraria, el Voto Universal, la desaparición del pongueaje y la dignificación del campesinado, además de otros como la diversificación económica y la factura del famoso DS21060, que curiosamente sigue marcando los moldes de las finanzas de Bolivia, 30 años después de entrar en vigencia para frenar la inflación y retomar la respetabilidad de la Nación, a punto de naufragar.

tristeza porque sea justamente Ramiro Paz Cerruto, el único hijo varón del ilustre estadista que se muestra una vez más como la víctima de una injusticia y cual si la familia paterna, estuviese conculcando sus derechos o espectativas en cuanto a la posesión de los bienes de los Paz Cortés. el poco espacio de respeto por la figura de Ramiro que he conservado hasta ahora, toca fondo, porque simplemente no esperaba tal actitud, un poco rara de Ramiro que según todo el mundo lo sabe en Tarija,está pasando por un mal momento, sin ingresos de ningún orden y poco menos que en situación de indigencia.

cuando Paz Cerruto publicó su libro "por los corredores del poder", leí sorprendido ciertos pasajes en los que aparece víctima de un sentimiento extraño de su padre, que lo mandó a estudiar en una Academia Militar de los Estados Unidos, "donde aprendí la disciplina del soldado" como él mismo reconoce. relata pasajes anecdóticos, de las diferencias de carácter y puntos de vista con su progenitor, las dificultades que pasó la familia en el largo exilio vivido en Buenos Aires, la controversia de sus padres, la enfermedad de su madre Carmela Cerruto, que fue afectada por un cáncer destructivo que la llevó en busca de curación a los EEUU, donde finalmente falleció dejándolo muy joven y sin el ángel protector que es para todo ser, una madre.

desde luego que Ramiro ingresa en la formulación de juicio en contra de su madrastra crueles, injustos, exagerados y sobre la rigidez y severidad de su padre, con quién no pudo jamás llegar a una convivencia normal. hombre inteligente, leído y que hizo carrera diplomática fuera de Bolivia por méritos propios Ramiro buscó la controversia, en lugar de avenirse con su padre, se distanció aún con acciones políticas abiertamente opositoras, que forman parte del aspecto gris y negativo en la biografía del extraordinario hombre público, austero, sobrio, por supuesto que de gran honestidad que fue Paz Estenssoro.

la disputa, el juicio y la enemistad es por San Luis una hacienda ubicada a dos kilómetros y medio de Tarija, junto a un viejocamino, vacía desde la muerte de su propietario y herméticamente cerrada, aquí vivió el expresidente durante los últimos 12 años de los 93 de su existencia, muchos lo recuerdan siempre leyendo en su silla de ruedas, sentado al sol, la hacienda de 10 hectáreas está protegida por un muro de ladrillos. edificación modesta tiene como único lujo una modesta piscina también vacía de agua.

amigos personales de Ramiro, que tiempo atrás era un buen conversador trataron de ayudarle y se interesaron en hacerle ofertas sobre estas 10 hectáreas en las que el mismo Victor Paz trató de cultivar vides para producir vinos, la hacienda está prácticamente abandonada,las hermanas de Ramiro Moira, Silvia y Patricia no se aparecen, menos todavía Maria Teresa Cortez (conocida como Chichina del tiempo en que trabajó como azafata del Lloyd Aéreo Boliviano)

el otro error grave registrado en el último libro de Ramiro que domina el inglés y se bate en francés también con soltura fue atribuir "al encierrro a que sometieron a su padre Victor Paz élites del MNR que lo tenían poco menos que controlado" élites de altos funcionarios como Walter Zuleta al que Victor Paz, llamó "perro" y Ramiro Paz, se preguntó "porqué" en su fuero interno. le atribuyó deslealtad y hasta ineficiencia en su desempeño de la Secretaria General de la Presidencia, y digo grave error, porque el Dr. Zuleta, potosino de origen, cariñosamente llamado por su entorno "perro Zuleta", fue un funcionario leal, ejemplar, honesto del Movimiento Nacionalista Revolucionario, según lo pueden atestiguar, los viejos y jóvenes dirigentes nacionalistas que tuvieron la ocasión de conocerlo y aquilatar sus virtudes. Walter Zuleta murió hace apenas unas semanas en Barcelona, España donde vivió su exilio político junto a su familia.