Páginas vistas en total

lunes, 7 de abril de 2014


cooperativas mineras que no son tales

una forma descarada de engañar

como quiera que están a punto de promulgar la nueva Ley de Minas, apelo a los cinco años que me tocó vivir en Siglo XX, por entonces la mina más avanzada industrialmente hablando de Bolivia y desde cuando Simón Patiño importó e instaló la moderna tecnología de punta, se constituyó en la primera del Continente Sur Americano. y es que Patiño se asemejó a los genios de la economía mundial...cierto que las primeras libras esterlinas las hizo con su famosa mina de "La Salvadora", ubicada justamente aquí en Siglo XX, muy cerca del templo católico levantado por los sacerdotes Oblatos de María Inmaculada (OMI) llegados desde Canadá a pedido de los obispos bolivianos ante la Santa Sede, "necesitamos sacerdotes, necesitamos misioneros" ante la necesidad de cubrir parroquias abandonadas o con sacerdotes que las visitaban de cuando en vez, sin atender al cuidado de las almas.

la circunstancia de haber sido contratado por el oblato Lyno Granier, párroco y fundador de Radio Pio XII, y haber permanecido allí CINCO largos años me permitió conocer el sistema de funcionamiento de la Empresa Minera Catavi, una de las 16 nacionalizadas por Victor Paz Estenssoro en 1953, la mayor de todas responsable de la producción del estaño que constituyó durante décadas la fuente de la sustentación económica de Bolivia. CATAVI funcionaba entonces bajo los moldes determinados por la Empresa Patiño, régimen laboral de 24 horas, con mineros de interior minera que realizaban turnos de 8 horas cada uno, el primero de los que ingresaba al interior a las 6am. por lo que nuestra radioestación salía al éter a las 5.30 para acompañar a las amas de casa en la preparación de desayuno familiar.

CATAVI trató de conservar la disciplina laboral de la Patiño Mines, proveyendo de vigilancia y seguridad el laboreo de interior, con una buena dotación de ingenieros egresados de la Universidad Técnica de Oruro, y que habían trabajado antes de la Nacionalización, y que lograron aceptables márgenes de producción para no desmerecer la "gran medida". la seguridad social atendía la salud de los mineros, con revisiones periódicas a los hospitales y atención de sus dolencias en la medida de lo posible con un buen hospital y una escuela de enfermería de buen nivel, todo lo relacionado con la atención familiar, especialmente la maternidad y de recién nacidos, se puede decir que funcionaba bien, sin que nada faltase dentro de lo deseable.

la institución del Control Obrero, una especie de coadministración de los sindicatos en las Empresas había tropezado con algunos problemas que en el caso de CATAVI se fueron superando gracias a la inteligencia y tolerancia de los gerentes, sin dejar de causar problemas administrativos y roces con dirigentes troskystas y comunistas agresivos y que pedían demasiado e introducían relajamiento de la producción y la disciplina laboral. eso sí, dirigentes como Irineo Pimentel, Federico Escóbar, Filemón Escóbar vigilaban que las leyes sociales se cumpliesen a cabalidad, y que la seguridad industrial estuviese garantizada.

sin embargo, cuando sucedió el cierre de las minas y COMIBOL abandonó sus 16 empresas, dejando atrás instalaciones empresariales, hospitales, escuelas, campamentos, viviendas de los mineros y sus familias para dar paso a "la relocalización famosa", se podría decir que todo quedó atrás. Catavi conservó lo que pudo de esos enormes campamentos...que poco a poco en el término de unos años fueron siendo ocupados, tomados casi al asalto por "los voluntarios", esto es mineros generalmente jóvenes, dispuestos a probar fortuna y trabajar "al partir" con los antiguos.

se conformó entonces una "clase minera dirigencial" los capataces que hoy fungen de empresarios y manejan de manera empírica e improvisada "la producción minera", estiman los conocedores que este tipo de mineros "cooperativistas" es decir los capataces o jefes de cuadrillas de explotación y los voluntarios suman un aproximado de cien mil votantes. con la mira puesta en el monto global, el MAS (instrumento político de Evo Morales para la toma del poder) ha venido haciendo concesiones desde arriba en favor de estos grupos amorfos, "organizados" para el laboreo y la producción de minerales que entregan a los rescatadores y éstos exportan desde Oruro, con unas pocas empresas asociadas de Japón, de Perú, de Brasil, de Chile y hasta de China, valiosos minerales como estaño, plomo, zing, antimonio, cobalto, cobre, bismuto y otros como el tantalio, (hoy considerado muy valioso por sus aplicaciones en la electrónica), y lo más notable de todo, no pagan impuestos, sí un simbólico UNO POR CIENTO, de montos de muy difícil comprobación.

entonces se tiene por un lado una clase laboral explotada, sin beneficios sociales, sin atención médica profesional aceptable, y que ingresa al interior desprotegida, falta de lo más indispensable en cuanto a seguridad física y laboral. por otra "pequeñas empresas" de algunas decenas de trabajadores, de algunos cientos en todo caso, que no registran al laborero, sin planillas, sin documentación, o si se quiere con documentación falseada, sin control ni supervisión, !cuánta diferencia de la empresa estatizada por VPE!
por lo que, los cabecillas de esta forma de explotación, quieren tener toda garantía para seguir negociando acuerdos por su cuenta, seguir pagando el mínimo de salarios, ningún impuesto y que viva la pepa! o sea ganancias sin límite, ante un Estado complaciente, interesado sólo en obtener su apoyo, sin darle seguridad alguna, con tal de lograr su voto en las próximas elecciones.

así las cosas, horas mas Evo Morales no tendrá otra alternativa que aceptar "sus condiciones" y firmas los acuerdos que los cabecillas de estas "cooperativas suigéneris" tienen ya en carpeta. de no aceptar Evo esas condiciones, podrían lanzarse a las calles, con la dinamita que llevan consigo a pesar de "su prohibición" y lo más grave dejar de votar por el MAS en octubre, extremo que EMA quiere evitar, para conservar el poder...sin importarle ninguna otra cosa mas.