Páginas vistas en total

sábado, 23 de noviembre de 2013


Historia de Milka (Parte IV)
Mauricio Aira

Los misioneros que tomaron a su cargo Milka, ciertamente no eran unos expertos en lechería aunque sí buenos administradores, especialmente honestos administradores bajo la escuela de los Pentecostales, por tanto ello era una garantía de un correcto manejo de los bienes encomendados a su cuidado.

Una de las observaciones que la pareja de "voluntarios" contratados en Europa para hallar "tres pies al gato" se dedicó a una campaña de desprestigio en su contra con argumentos deleznables. Veamos. La primera critica que se convirtió en la primera acusación se refería a los "muy limitados conocimientos en lechería" de los primeros administradores.

Es bueno por ello puntualizar: Los suecos buscaron a los más calificados expertos entonces conocidos como el Lic. Barrón (Míster Pil), que tuvo a su cargo el Estudio de Factibilidad, base y guía de todo el proyecto Milka. Además Jean-Erik Mårtensson tomó contacto con la Embajada del Canadá, a la vanguardia en la tecnología de punta para cualquier emprendimiento empresarial en el áreo de productos lácteos. La experiencia de Canadá es reconocida especialmente por los proyectos similares que llevó a cabo en países tropicales.

Canadá envió a Ivirgarzama uno de sus mejores expertos que escribió un informe positivo sobre Milka. Además el Gobierno Canadiense prometió enviar un veterinario, especialista en enfermedades del ganado lechero apoyando con medicinas que podrían necesitarse. De modo que la observación de Rijnout y Oomen queda descartada. El autor tiene ante sí el grueso volumen del estudio de Factibilidad, al que los críticos por "paga" no hacen referencia alguna. Tremendo error.

La crítica segunda de ser Milka monoproductora de queso, merece una aclaración suscinta para lo que hemos recurrido tanto a Mårtensson como a Klas-Gunnar Axelsson ambos de muy importante ejecutoria en diversos niveles del proyecto.  En efecto Milka estaba equipada con maquinaria e instalaciones para producir queso, pero no sólo queso. Primero que nada produjo leche destilada, yogures de varias clases, mantequilla, cremas de leche, con algunos otros implementos pudo haber producido "leche destilada de larga conservación". No se puede negar que entre 1992 y 1993 hubo una sobreproducción de queso. La intención de conservar el queso para que adquiriese mejor sabor. Además, la administración de entonces no fue suficientemente inteligente para promocionar el queso de tal modo que se produjesen ventas masivas, utilizando técnicas de distribución adecuada. El mercado natural de las escuelas del conurbano, justificaba la producción de yogurt.

Finalmente para cerrar este punto, reconocer la irresponsabilidad con que el Ministerio de Agricultura a través del Desarrollo Alternativo manejó Milka, poniéndola a funcionar cual se tratase de una oficina burocrática, de lunes a viernes, despojándola de personal durante los fines de semana. Esto fue como "un crimen administrativo", las quejas de los productores de leche menudearon. Este hecho perjudicó la relación Milka con productores, restándole autoridad a una planta industrial que los escandinavos habían construído con tanta dedicación y responsabilidad.

Todavía más allá. Un nuevo arranque de Milka es posible. Los escandinavos tienen acceso a la maquinaria de respuesto que podría hacer falta, los productores de leche se han ido desapareciendo, volviendo a producir hojas de coca, algunos de ellos, otros muchos emigraron a otras regiones del Chapare y mantienen una incipiente producción que la Planta Industrializadora de Cochabamba, aprovecha hasta donde es posible. Mientras, como un "elefante blanco" yace en Ivirgarzama la maquinaria ya en ruinas, y las construcciones todavía en pie de lo que fue la más moderna industria de Leche de Bolivia.