Páginas vistas en total

miércoles, 7 de junio de 2017

la historia de Escóbar es en cierto modo la "historia de Evo" al que amamantó hasta ponerlo en la cuna del poder del Palacio Quemado. M. Aira recuerda sus años vividos en Siglo XX, en la emisora católica de los misioneros oblatos, de los años de la lucha a muerte entre maoistas, troskystas y stalinistas.

ya en su primer libro me calificó "el mejor editorialista" aún cuando siendo muy joven trabajé n Pio XII de Siglo XX de algo más de 20 años. nos encontramos varias veces en las minas, en reuniones, en asambleas a las que concurría como periodista, Filemón dirigente del socavón 400, algo así, no recuerdo con precisión, esa la sección "clave" que manejaba el ingreso al interior mina, una especie de ascensores, los mineros de pie y a oscuras o semioscuras, ayudados por la lucesita mortecina de sus tojos o guarda tojos con que alumbraban sus objetivos, los huecos en los que meterían la dinamita, que explote y luego sacar la carga, para que "las palliris" ya en el exterior seleccionasen del mineral a punta de martillo, el metal convertido en "barrilla" para el ingenio...el resto, al desmonte.

sí. Filemón era un idealista, su meta impedir que las maoístas mandasen en el sindicato, aunque siempre lo hicieron, ahí había otro gran dirigente Federico Escóbar, nada no eran parientes ni siquiera lejanos, formado como un comunista marxista ortodoxo tampoco comulgaba con Irineo Pimentel, blancón y éste sí marxista tradicional y distante de los dos Escóbar, Federico que era "el control obrero" en los primeros años de COMIBOL, una especie de subgerente, para los temas de personal, de seguridad (serenos y controles internos) y para el tema salarial.

tres dirigentes. tres personalidades diferentes. Filipo les "hacía la vida imposible" todas las semanas en las zonas de su dominio Block Azul, Cancañiri, Uncía creaban algún conflicto que ponía frente a frente a los tres dirigentes, aunque Pilipo sin el poder de los otros dos. Pimentel se llevaba muy bien con el personal de COMIBOL. era teóricamente "el director de La Voz del Minero", la radioestación sostenida con las cuotas sindicales que servía para compra de discos, repuestos de la trasmisora, grabadoras y cuanto era menester, así también para el pago del personal. Aquellos años 1959, 60, 61 era "el florecer de las emisoras mineras" se estaban llevando al personal más calificado de La Paz, de Cochabamba, inclusive de Santa Cruz, las radio competían entre sí Catavi, Llallagua, Colquiri, San José, Uncía, y otras algo más chicas, sin los ingentes recursos de las radios estrella que además hacían cadena con Excelsior, El Cóndor", Litoral, LAB (de otros ramos laborales como ferroviarios, fabriles, del Lloyd Aéreo Boliviano, etc. Lindos tiempos en que se introducían los grandes instrumentos para captar audiencia, teletipos, trasmisiones en vivo, radionovelas, concursos, actuaciones de duos, trios, conjuntos que turnaban por los distritos, bien pagados y mejor presentados.

los "anarcos" como llamábamos a los del POR (Partido Obrero Revolucionario) tenían sus bastiones de poder con aguerridos militantes, todos enemigos de las empresas agrupadas en COMIBOL, se disputaban el poder, pero también la preferencia obrera, aunque en algunos aspectos estaban de acuerdo, por ejemplo el combate a "los curas imperialistas" esto es, los misioneros que de Canadá, Francia, España habían llegado a las minas "para cristianizarlas". esa "champa guerra" continuó todo el tiempo hasta que el bajo precio de los minerales hizo cerrar las minas y vino la localización y el traslado masivo de mineros entre otros lugares al Chapare y Filipo con ellos.

mucho habría que escribir sobre el minero, especialmente desde que fue tomado como asesor general de los cocaleros y les condujo a la creación del "instrumento político" que es el MAS, que utilizaron para llegar al poder y mantenerse en el mismo, aunque "al asesor lo echó Evo ignominiosamente fuera. Filipo no existe más, mientras que Evo, está planificando al detalle un plan cubano venezolano para mantener al castro chavismo en el árbol del poder en Bolivia "por los siglos de los siglos".