Páginas vistas en total

jueves, 29 de mayo de 2014

hacer buena letra después del crimen...(Tres)

se muestra "buenito" a pesar de sus maldades

el parangón se da con la masacre del hotel. estamos seguros que Evo Morales como todo campesino boliviano, creció en "el temor de Dios", respetuoso de la Ley de Dios, como ha reconocido alguna vez que su madre le enseñó a rezar "el Padre Nuestro", de modo que hacemos fe de sus rectas intenciones y de su respeto por la convivencia...sin embargo.

habría que retroceder al tiempo que pasó en Cuba, con sus instructores políticos, con el nuevo adoctrinamiento foquista. de la Guerra de Guerrillas del Che. "más vale una bala en la frente" que una batalla con muchos tiros, o la del Comandante Fidel, "a los infratores se les mata en una acción armada" con un tiro en la nuca, o algo así...nueva doctrina donde la cultura de la muerte que no es cultura boliviana "parece imprescindible para el triunfo de la revolución"

un líder revolucionario tiene que ser capaz de dar muerte "al enemigo" sin titubear. si uno quiere mandar tiene que saber matar. de modo que con el suceso llamado Terrorismo, había llegado la hora de probar "sus cualidades y atributos de lider", saber mandar, no extraña por tanto que llegado aquel amanecer a Cumaná, explotara en un cargo de conciencia "he dado orden de aniquilar el foco terrorista" testigos Raúl Castro y Hugo Chávez a la par de varias decenas de periodistas que cubrían la reunión del ALBA.

Opusieron resistencia y hay tres bajas de los terroristas. luego se supo que a dos de ellos los mataron en Las Américas y dejaron uno con vida que Evo pretendió llevar a Cumaná y mostrarlo ante todos declarando "que sí, que se resistieron sus compañeros y que por eso fueron muertos". esta tercera víctima fue acribillada en Viru Viru y su cadáver devuelvo al hotel, escenario de la masacre, tan bien descrita en los libros de Carlos Valverde, Emilio Martínez, Harold Olmos y otros con lujo de detalles y en forma incontrastable, que no admite desmentido hasta el dia de hoy.

si la masacre de la Caravana persiguió a Pinochet hasta el final de sus días y más allá de su muerte, la masacre del Hotel, le quita el sueño a Evo Morales. muchas mentiras en torno, algunas medias verdades. la primera que Rozsa lleg a Bolivia con pasaje pagado por Venezuela, gozaba Eduardo Rozsa Flores de militar aguerrido porque participó en la Guerra de los Balcanes para aniquilar "serbios" a órdenes de otros mercenarios croatas movidos por el dinero de croatas afortunados, entre otros los de Bolivia que pusieron su dinero generoso para "financiar el restablecimiento de Croacia". es posible que más de uno pensó que Rozsa aglutine a los descontentos y que los anime a "una guerra separatista", luego interviene Evo, el MAS, y les propinamos la "mayor derrota política y militar", nos hacemos de la victoria y a gobernar medio siglo sin opositores.

creyó Evo que todo sería fácil. acusar al grupo de "separatista y Terrorista" aunque en los hechos "no cometieron acto terrorista alguno", la bomba en el garage del Cardenal Terrazas, "la pusieron agentes del Ministerio del Interior" infiltados en el grupo para más tarde "aniquinarlos" como sucedió en efecto. no contó Evo, con la inteligencia de algunos periodistas, que no se tragaron las mentiras, ni "la historia oficial del enfrentamiento" hicieron cuestión y buscaron la verdad. qué hacer? "cantinearlos, seducirlos, ganarlos a nuestro favor", nada resultó. la masacre siguió siendo estudiada, analizada, confrontada, mientras los agentes "evistas" gastaban los recursos del Estado, a manos llenas. "la buena letra" no servía para nada. en medio de todo, los crímenes, la sangre de los asesinados, sigue llenando páginas en los diarios. no se vislumbra otro desenlace que el descubrir la verdad. entonces, como con Pinochet, el crimen aparecerá en toda su crueldad e inutilidad, nada servirá como disculpa, ni siquiera la Cumbre 77 sin China a un costo megamillonnario para pretender "emborrachar la perdiz".


hacer buena letra después del crimen...(Dos)

se muestra "buenito" a pesar de sus maldades

nunca se levantó la nómina completa de las víctimas de la "caravana de la muerte", sin embargo el calculaldo efecto de miedo que se infundió a la población cundió muy pronto. miedo. terror fue la sensación general que paralizó a los "revolucionarios". no hubo la reacción esperada, los sindicatos desaparecieron, las células políticas durante muchos meses no dieron signos de existencia. la lucha había menguado. tendría que pasar largo tiempo antes de la rearticulación de las fuerzas vivas, aunque como describe el mismo Pinochet surgió la Iglesia.

las parroquias tenían una información de primera mano de quienes habían "desaparecido" y de quienes se sabía que estaban asesinados. la dictadura poco a poco intruyó la "destrucción total de las pruebas, los nombres y las amenazas a los denunciantes. de nuevo"la conciencia" de ciertos protagonistas que se trasmitió a las familias, a los confesonarios, a la Iglesia. pronto las organizaciones de Derechos Humanos empezaron a indagar, se creó la famosa "vicaría de la solidaridad" a nivel parroquial y episcopal, con el apoyo humano y económico de la Iglesia, "la vicaría elevó los primeros informes", qué no hizo el Régimen para evitar su difusión, ya era tarde, palabra suelta no tiene vuelta y entonces las protestas primero tímidas, balbucientes, luego masivas que invocaron la solidaridad internacional y ciertos personajes políticos, especialmente de izquierda, se armaron de valor y se atrevieron a levantar la voz.

"en qué mala hora, me metería con las mujeres" se quejó Pinochet refiriéndose a las activistas de derechos humanos, que no desperdiciaban toda oportunidad para denunciar y protestar...allí en la crónica de La Nación que nos inspira están "sus nombres. algunas muertas por acciones del terrorismo de Estado que Pinochet y la DINA ejecutaron al mejor estilo nazifacista.

para tapar los crímenes de la Caravana, Pinochet mandó cometer otros, se desató una guerra sin cuartel. la lucha clandestina de miles de patriotas, no solo de los partidos de izquierda, sino de otros de centro izquierda como la Democracia Cristiana, ya enfrentada al pinochetismo. miles de chilenos lograron salir, muchísimos a Europa, sólo en Suecia, se registraron hasta cien mil exiliados 10 años después, pero tambien en Alemania, en Francia, en Espana y hasta en los países de la Unión Soviética, aunque no en número impresionante como los que llegaron a Escandinavia. 

nada de lo que hizo Pinochet, su pretendido desarrollismo, las "inversiones por un Chile mejor", el ajuste del aparato estatal para hacerlo más eficiente y moderno, o sea "la buena letra" pudo quitar el síndrome de la Caravana que signó con caracteres indelebles la administración pinochetista, que a la caída del Dictador se mostró no sólo sanguinaria y asesina sino también ladrona y estafadora hasta la cuarta generación.
 
la pregunta del lector es. qué tiene que ver la Caravana de Pinochet, con la "buena letra" que Evo Morales viene ensayando cada día?

hacer buena letra después del crimen...(Uno)

se muestra "buenito" a pesar de sus maldades

hace ya varios años el mayor diario del continente La Nación de Buenos Aires publicó una separata sobre Pinochet. busco en el recuerdo y algunas matrices han quedado allí registradas.

Pinochet por confesión propia trató de "hacer buena letra" después de los crímenes de las primeras semanas de su asalto al poder en Chile. Pinochet necesitaba dos soportes para conservar el poder por tiempo indefinido. uno de militares leales, serviles, obsecuentes, incondicionales, dispuestos a cualquier tarea que el dictador pudiera encomendarles. esa era una obsesión fija.

dos. había que dar unas señales indelebles al pueblo chileno, pero también a la periferia, especialmente a los contingentes "izquierdistas" del conurbano internacional vale decir Argentina, Bolivia, Perú y un poco más allá. que todo el mundo pudiese comprender la "firme decisión de las fuerzas armadas que él comandaba" que no habría tibieza, ni le temblaría el pulso para aplicarlas.

con estas ideas primarias organizó el episodio que la historia ha registrado con el nombre genérico de "la caravana de la muerte". grupos de oficiales con mando de tropa (el verdadero poder entre las ffaa) recibieron el encargo de recorrer la larga geografía chilena desde "tierra del fuego hasta Arica" para "ejecutar a los enemigos del régimen" previamente, en los prolegómenos del golpe del 11 de septiembre, se habían elaborado "listas especiales" de dirigentes estudiantiles, laborales, comunicadores, activistas de los partidos que se integraron al equipo de Gobierno de Salvador Allende.

caída "la democracia" militares de todas las armas tomaron el poder no sólo en Santiago de Chile, sino en todas las grandes, y las ciudades de mediano tamaño. con la toma física de los edificios y centros de poder, los militares al mando "se tomaron presos a todos los chilenos y otros no chilenos" que figuraron en las listas previas. de modo que un mínimo de 300 personas, según La Nación habían caído en las redes de los uniformados a la espera de "órdenes superiores" que no tardarían en llegar.

así como se habían levantado listas de presos, "la inteligencia pinochetista" tenía ante si, otra lista de "captores que se convertirían en asesinos", oficiales de alta y mediana graduación, destinados a ser "los cómplices de los asesinatos que se había planificado dentro del mayor sigilo".

no habían pasado sino unos cuantos días de aquel nefasto 11 de septiembre, cuando "la caravana partió de Santiago con órdenes precisas", de detener o en su caso "recibir el paquete" de los zurdos ya detenidos. la "orden superior" no tardó en llegar. "liquidar a los subversivos" bajo la acusación de ser "enemigos de Chile, de sus FFAA, de su caudillo Pinochet". dicho y hecho,"la caravana ejecutó de distinto modo a los detenidos, sin juicio alguno, y en muchos casos del modo más torpe" eso sí. militares nobles, bien formados, que intentaron resistirse, aunque fueron avasallados. algunos de ellos asumieron el cargo de conciencia, y fueron quienes contaron a La Nación, lo sucedido.