Páginas vistas en total

sábado, 18 de enero de 2014

cochabamba en el corazón

de las ciudades del mundo la primera Potosí donde nací en 1938, luego Buenos Aires donde viví mi exilio, Madrid que durante ocho meses acogió mis sueños, Estocolmo de la que soporté sus heladas, sus noches tristes, sus distancias y el compañerismo del curso de cooperativas, de Siglo XX donde viví cinco años, de la trabajosa e inhospitalaria ciudad de La Paz, es Cochabamba, la más próxima a mi corazón. viví aquí cerca de 15 años y nacieron 5 de mis 6 hijos, a los que debo añadir los 29 meses extra en una pausa laboral, y las estadías que se fueron repitiendo 1984, 1985, 1990, 91, 92, 95 (seis meses prolongados) y luego en segundo período el 2000, 2004, 2005, 2007. es la ciudad que marcó en mí sus personajes, su historia, las vivencias inolvidables a las que hago frecuente referencia en mis escritos. Oh Cochabamba!
Sereno valle, feraz de verdosa ufanía. Granero de Bolivia!

la quimera de eliminar la basura de 
Cochabamba por incineración

partícipe de un análisis de grupo para identificar el mayor problema existente en Cochabamba, no dudé en señalar la basura. es que mi experiencia en la Alcaldía Municipal sea como Relacionador Público, Secretario del Comité IV Centenario, Coordinador Administrativo y finalmente Director de Secretaria en diversos períodos y con Alcaldes como Humberto Coronel, General Pérez, Carlos Cossio y Germán Carmona, pude establecer que la ausencia de soluciones al tema de la basura seguía siendo el problema número uno, al que los Alcaldes de todos los tiempos le daban salidas transitorias. el coronel Francisco Baldi por ejemplo, gran amigo de René Barrientos presidente de la República, cada vez que se presentaban dificultades por deficiente recojo de basura, contrataba 100, 150 nuevos "barrenderos" que se incorporaban al batallón de higiene pública y punto final.

identificado el problema en el grupo de estudio, se planteó, me planteé una profundización del tema, con lecturas, visitas que incluyeron a los municipios de Borås, Malmö, Hamstad, Madrid y México City. me llevó muchos meses dar con el nich "Plantas de incineración para Cochabamba", que fui dándole forma hasta que mi mentor consideró que habiendo hecho el acopio de un conjunto de soluciones de índole técnico y humano, había llegado la hora de mercadear el producto en Bolivia, partí pleno de optimismo y seguridad.

el primer punto fue La Paz, donde me detuve el tiempo necesario para presentar las ideas, un boceto de pocas páginas en que resumía su consistencia. apoyado por c.c. de la Democracia Cristiana que integraban el Consejo Municipal depositamos en manos del organismo deliberante el estudio, que no mereció otra respuesta que un gentil agradecimiento.

el próximo paso fue Cochabamba. los técnicos de EMSA (Empresa Municipal de Sanidad Ambiental), quedaron gratamente sorprendidos por la exposición de una planta que permitía ser alimentada con desechos sólidos y luego de pasar por el proceso de tratamiento, convertía los desechos en un granulado ceniciento, utilizable en construcción de caminos y en energía capaz de alimentar, por ejemplo una red local de electricidad. o sea por un lado ingresaba la basura sin valor alguno y al otro extremo salía la energía que como lo ví en otras plantas, se vendía a manos llenas, por tanto permitía un retorno relativamente pronto para amortizar el costo de instalación y el de funcionamiento.

la solución era ideal. realizable. ya probada en muchas ciudades. para Cochabamba sin embargo significaba al menos dos grandes dificultades. las 350 o 400 toneladas diarias de basura que producía la ciudad, era cantidad pequeña para alimentar una planta que requería al menos 600 por día. la solución pasaba por establecer un acuerdo intercomunal y juntar los desechos en un mismo punto de acopio. la otra dificultad estaba en el financiamiento. para aquel año 1995 de la presentación del proyecto, superaba los 18 millones de dólares, suma astronómica imposible de obtenerse sin un aval del Estado Nacional. por tanto, la realización del estudio de prefactibilidad quedó suspendido en forma indefinida.

quién creyera que hoy mismo, 20 años después, la solución no ha sido encarada seriamente. la basura sigue obstruyendo los planes municipales y de cuando en vez, los vecinos de K'ara K'ara, asiento del principal vertedero de los desechos cierran el paso a los vehículos municipales que regresan de la City con su despreciable cargamento, lo que provoca la proliferación de basura no recogida por la Comuna.

leemos hoy (18 de enero 2014) que ha surgido una empresa para desarrollar un "complejo de soluciones" que sin embargo no menciona incinerar la basura, lo que nos lleva a opinar que se trata de un embuste. es decir de un traslado del basurero actual de K'ara K'ara a Cotapachi, donde se "asumiría la tarea de eliminar los desechos via reciclaje, aprovechamiento de materiales, reutilización, etc." cuando todo el mundo sabe que ante los crecientes volúmenes de basura no hay otra salida desesperada y eficaz que una planta de incineración.

el tercer municipio que conoció la propuesta fue Santa Cruz y mi entrevista con Percy Fernández que me recibió en su despacho casi a oscuras, donde el Ejecutivo, con los pies sobre el escritorio, en medio de pilas de documentos, me recibió con gran simpatía "por los suecos que inventan cosas maravillosas" y siendo ingeniero captó a grandes rasgos mis explicaciones y me hizo de entrada una propuesta. "estarían dispuestos los escandinavos a costear la factibilidad del proyecto con cargo al dos o tres por ciento de la inversión?", pregunta que trasladé a Suecia y la respuesta muy tardía "los suecos no pueden arriesgar inversión alguna sin la seguridad de un contrato preliminar" y ahí quedó, en un anhelo, en un sueño en una quimera.

lunes, 13 de enero de 2014


 nevando está

7 grados bajo cero. intensa calma
todo está oscuro en contraste con el blanco níveo

en noches como esta el Espíritu busca a Dios, Señor donde estás que no logro escuchar tu voz. dónde estoy yo, que mi voz se pierde en la noche oscura, nada se oye, todo es silencio mientras la nieve va cubriéndolo cual si fuera un enorme manto tan extendido que la vista se pierde y se confunde con el negro profundo de un cielo que algunas horas antes mostró matices azules y claros. la visión fue fugaz, de algunos minutos y por momentos la esperanza de sol, avivó nuestra mente, y con ella la esperanza del término de 60 días con lluvia permanente, copiosa, desconocida.

estudiante de Don Bosco, conocí la historia de un joven interno Domingo Savio, cuya santidad consistió en aceptar la voluntad divina con alegría. "Domingo nunca se quejaba del mal tiempo, siempre estaba sonriente, aceptando silencioso las cosas como son" y en verdad si Domingo Savio llegó a los altares y la Iglesia lo proclamó santo después de muchos años de fallecido a los 16, es el más joven de todos los que conocemos en la Corte Celestial.

cuán lejos Señor estamos del sabio Savio, nosotros no podemos soslayar el tema del tiempo que si llueve, que si hace sol, que si el frío nos invade, o la nieve está cayendo...siempre el tiempo, talvez en la vana ilusión de aligerar su peso sobre nuestra vida y la influencia de vientos, calores y fríos sobre nuestros cuerpos camino de marchitarse, como las flores, cuando les pasa la lozanía y sus aromas se pierden.

por cierto, cuán lejos de la Santidad, si hasta llegamos a protestar contra el Cielo, por la muerte de nuestros seres queridos, por algunas carencias, y por algunos dolores que como a todo ser humano nos aquejan, nuestras protestas porque nuestros amigos más queridos están lejos, no podemos oir sus voces, ni estrechar sus manos, ni sentarnos a una misma mesa, reír con sus bromas, sufrir con sus penas...dónde están nuestros amigos Señor! porqué no los tenemos a la mano, como antes, como siempre, para no sentirnos solos?

y la nieve sigue cayendo, tres, cinco, siete milímetros y quién sabe cuánto más, los caminos están cubiertos y habremos de calzar botas y ropa muy abrigada para enfrentar la intemperie cruel, despiadada, inmisericorde con que azota nuestros rostros, y nuestros cuerpos y nuestra protesta por el mal tiempo, se perderá en la bruma. tan solo el tiempo, el paso cansino de las horas, mitigará el castigo con que la natura quiere recordarlos que somos mortales, débiles, incapaces de remontar el crudo invierno que nos abruma.