Páginas vistas en total

viernes, 6 de diciembre de 2013


Mario Castro Monterrey

Paradigma de la radiodifusión boliviana

Perfil de un radialista culto y convencido



Mario Castro observa atentamente a nuestro editor Mauricio Aira, entonces Secretario Ejecutivo de la Federación de Trabajadores de Radio y TV, en ocasión del Primer Congreso de Locutores y Operadores. la imagen tomada en el Club Libanés de La Paz, y se puede observar de izquierda a derecha a Jorge Hochmann (locutor de la TV, ya fallecido), a M.A., al ingeniero Emilio Valdivia, Director de Radiocomunicaciones, al lic. Juan José Osorio, Director General de Radio, al laureado Mario Castro (Presidente del Congreso) y al ing. Jorge Soriano Badani, Oficial Mayor del Ministerio de Comunicaciones (fallecido hace poco en Cochabamba, Bolivia)

Se podría designar al locutor Mario Castro, abanderado de la radiofonía boliviana y que luchó cada día de su labor frente a los micrófonos por la dignificación del trabajo radial. Su mérito es grande, puesto que formado en las lides del histórico grupo de arte teatral Nuevos Horizontes de Tupiza, por el que pasaron varios valores de la radio, teatro, el periodismo, el arte y la política, fundado y sostenido por el celebrado intelectual Liber Forty, muy pronto desde Radio Altiplano ocupó un puesto de honor en la dirigencia sindical.

Circunspecto siempre. Cuidando el buen decir, ordena su pensamiento y se expresa con propiedad aún en los asuntos más simples. Como amigo exige una relación sincera, sin dobleces y se atreve a criticar con severidad al colega, así recuerdo cuando le presenté la publicación por el segundo aniversario de Radio Pio XX, de Siglo XX. En verdad se trató de una publicación destinada al gran público, escrita de prisa, para cumplir el homenaje a sus fundadores. No le pareció y me lo dijo sin ambajes, consideré innecesario ofrecerle explicación alguna. En general pulcro no sólo en el vestir, sino en el obrar, la entonación singular y el manejo de la vocalización, casi perfecto.

Me recuerda tanto a otros colegas formados también en Nuevos Horizontes como Hugo Sánchez Careaga (fallecido muy joven) verdadero líder de los trabajadores de radio, él mismo excelente lector de noticias de Radio Illimani de voz cantarina y vibrante, a Lalo Lafaye, de gran expresión linguistica, radial y teatral, fallecido también muy pronto, a Humberto Vacaflor, a Mario Antezana, a Oscar Lora, a cuántos otros que se nos han ido de la memoria. Su talla perfeccionista en la confección del libreto, en la pronunciación, en la lectura de textos que acompañaron a sus programas de música clásica, Mario siempre superándose, haciéndose gustar. "Tiene voz acaramelada" decían los otros locutores, porque cada frase con su debida entonación.

Rendirle homenaje por la persistencia en el obrar, por el tesón que jamás le abandonó y por haber remontado tantas dificultades para no cerrar su emisora Radio Cristal, verdadera escuela de locución y de cultura. Por el amor que ha mostrado con micrófonos, grabadoras, discos, y en sus entrevistas, como apunta Pedro Shimose, que no dejaba nada al acaso, siempre bien pensadas y elocubradas, para sacar el mayor provecho de sus personajes. Ojalá podamos ojear y deleitarnos con sus tres obras, nos llama la atención aquella "Lo que el Viento no se Llevó" parodia del gran film "Lo que el Viento se Llevó" de la tragedia que sacudió New Orleans en los EEUU.

En fin, termina este ejercicio dedicado al recuerdo, con el afecto que Mario Castro nos despertó muy temprado y con la pena de no haber compartido más horas, más semanas en un mundo de ideales comunes, respirando atmósfera de radio y de locución.

Mauricio Aira